Cólicos, otitis, alteraciones del sueño,… ¿has pensado consultar con un fisioterapeuta infantil?

27/03/2018 ActualidadFisioterapia / 0 comentarios

Acudir a un fisioterapeuta  o a un osteópata por un problema traumatológico es una práctica más o menos extendida entre el público adulto, sin embargo todavía son poco conocidos los beneficios de las misma en bebés y en edades infantiles y no sólo para temas relacionados con los huesos.

Cuándo consultar con un fisioterapeuta

La fisioterapia pediátrica es una especialidad médica. No es ”fisioterapia” aplicada a un niño, sino que cuenta con intervenciones terapéuticas específicas adaptadas al cuerpo de los más pequeños para corregir múltiples patologías de carácter digestivo: cólicos o estreñimiento, reflujos-vómitos;  respiratorio: exceso de mucosidad, catarros, bronquiolitis;  auditivas: otitis repetitivas;  visuales: estrabismo, obstrucción del conducto lacrimal; locomotoras: lesiones congénitas de cadera, tortícolis; o posturales: escoliosis,…

Una de las motivaciones más comunes por las que una familia suele acudir al fisioterapeuta osteópata son las deformaciones craneales que se pueden producir durante  el nacimiento.

Antes y durante el parto,  la cabeza del bebe tiene la capacidad de adaptarse y cambiar de forma. Los huesos blandos de la parte superior del cráneo se solapan y se moldean para poder pasar a través del canal del parto bien de forma natural, provocadas por la contracciones de la musculatura de la madre; o bien de forma instrumental tras la utilización de fórceps, ventosas, kiwi… Generalmente estas deformaciones se corrigen de forma natural a través de la alimentación, el llanto y el crecimiento. Sin embargo, cuando el problema persiste y afecta al desarrollo es conveniente realizar una revisión osteopática, previa consulta al pediatra.

En la actualidad se pueden aplicar pioneras técnicas de fisioterapia y osteopatía, nada traumáticas ni invasivas para los más pequeños con el objetivo de corregir lesiones congénitas,  problemas que dificultan el correcto crecimiento como pueden ser aquellos que dificultan la correcta deglución o situaciones que generan grandes trastornos familiares como las alteraciones de sueño.  En todo caso, es fundamental que las familias realicen previamente las pertinentes consultas pediátricas para detectar problemas y evitar complicaciones.

La osteopatía infantil no entraña riesgo alguno en edades tempranas puesto que se adapta, mediante tratamientos específicos,  a las características concretas del cuerpo y el médico siempre valorará las circunstancias propias de un organismo en desarrollo y en crecimiento. En todos los casos, mediante terapias rápidas y de fácil aplicación, se consiguen resultados eficaces en un corto plazo de tiempo.

En Oxien contamos con equipo personal pionero y especializado para la aplicación de técnicas de fisioterapia y osteopatía dirigidas a pacientes infantiles desde recién nacidos que necesitan sanar, controlar o aliviar enfermedades o alteraciones que no les permiten desarrollarse con normalidad.

No hay comentarios todavía.

Responder

Acepto la política de privacidad